Las Primeras Agrupaciones de Trabajadores Argentinos  

Escasos Antecedentes

En nuestro País, en la época Colonial, la Organización de los Gremios se manifestó en la Legislación en forma paralela a la existente en ese entonces en el Viejo Mundo. En 1725, el Gremio de los Albañiles, que se componía de Maestros Artesanos y no de Obreros que vendían su fuerza de Trabajo, solicito del Cabildo de Buenos Aires un aumento de paga.
El 19 de Julio de 1780, el Gremio de Zapateros tuvo sus Reglamentos, que exigía dos años de Aprendizaje, y cuatro de Oficiales antes de llegar a la Categoría de Maestros. Tales Organismos no llegaron a tener mayores influencias por la simple razón de que la producción manufacturera casi no pasó de su etapa domestica dado que la mayoría de los artículos provenían de la Metrópolis. Sin embargo hay algunos datos interesantes, como por ejemplo, el del año 1789, cuando 73 Zapateros, solicitaron del Virrey la correspondiente Autorización para constituirse en jerarquía, y con Estatutos Propios de la Edad Media. El Petitorio decía: "Excelentísimo Señor: Los artesanos de Zapatería, puesto con su mayor rendimiento ante la Superioridad de Vuestra Excelencia exponen y dicen que:  ...Un manifiesto atraso de los Artesanos de esta capital, porque siendo tan limitadas las ganancias (que por consecuencias impiden por la multitud de sujetos que ocupan en estos ejercicios y ponen tienda publica de Maestros sin mas conocimiento de su Oficio o Arte que es preciso para el desempeño de un Aprendiz, u Oficial hábil en perjuicio de las verdaderos Maestros; no se esmeran estos en perfeccionar las obras ni darle a trabajo de Ley correspondiente a su Instituto...) exponen a la alta consideración de Vuestra Excelencia los perjuicios que han introducido el abuso, y los beneficios que deben resultar del formal establecimiento de este gremio bajo de las reglas y constituciones que se sirviese la alta economía de Vuestra Excelencia (El Virrey Vertiz)".
Establecido el Gremio con las formalidades necesarias, deberán haber Dos o mas Maestros Mayores que vigilen las Tiendas Publicas reconociendo las obras y los materiales de su composición para que cesen los manifiestos Fraudes que de Ordinario siente el Publico...
Ello es cierto... que todo Gremio erigido bajo las reglas oportunas ninguno debe ser recibido a la Maestría sin el Examen de todo lo que debe saber perteneciente al Oficio y a mas de la habilidad y perfecta instrucción con que se entra a servirlo prestan el Juramento de Ser Fiel y Legalmente el Ejercicio u Arte que Profesan...

El Virrey del Río de la Plata: Don Juan José de Vértiz y Salcedo (Óleo Izquierda -Click sobre él o el Link para mas datos-), publicó un Bando ordenando que comparezcan todos los Artesanos para Agremiarlos: "Don Juan José de Vertiz y Salcedo... Virrey, Gobernador y Capitán General... Por cuanto la misma experiencia en los frecuentes casos que se ofrecen, hace conocer que para el mejor orden y arreglo de esta 'Republica' conviene precisamente reducir a Gremios y por Clases a todo los Artistas y Oficiales Mecánicos que haya en ella y su distrito, por tanto Ordeno y Mando que dentro de Treinta Días contados de esta Publicación, comparezcan personalmente ante el Escribano de Gobierno: Relojeros, Doradores, Oribes, Plateros Labrantes y Clavadores de Piedras, Los Estatuarios, Tallistas, Carpinteros, Silleteros y Toneleros, Los Armeros, Herreros, Cerrajeros, Bronceros, Caldereros, Faroleros y Herradores, Los Sastres, Cordoneros, Tintoreros y Sombrereros, Los Zapateros, Guarnicioneros, Lomilleros, Curtidores, Los Albañiles y Cateros, Los Barberos y Peluqueros, y cuales quiera otros que e ejerciten en Oficios de la Clase Referida, y en la Inteligencia que esta 'Comparecencia' la deben hacer ya sea Maestros, Oficiales o Aprendices. Y para que llegue a Noticia de Todos se Publicara por Bando en la forma acostumbrada fijándose también en lugares públicos."

Vertiz además, reglamento el trabajo de los Peones en la Cosecha, y gracias a su empuje el Cabildo Colonial de Buenos Aires legislo sobre Gremios, en la misma forma que se hacia en Europa.

Fuente: "Documentos para la Historia del Virreynato del Río de la Plata; Tomo I, Pgs. 106 y ss.
Buenos Aires. Facultad de Filosofía y Letras. Incluido en la Obra: "La Historia en mis Documentos". Graciela Meroni.
Editorial Huemul Sexta Edición 1979.

Cornelio Judas Tadeo Saavedra, por 1805, Sindico Procurador del Cabildo de Buenos Aires (Acuarela Derecha -Click sobre él o el Link para mas datos-), contrariamente a lo realizado por el Virrey Vertiz, dictamino a propósito de los intentos de 'Agremiación' de los Zapateros (¿Acaso los

mismos de Vertiz?), que: "Estos Organismos no originan mas que Pleitos entre los Artesanos de lasdistintas Castas", agregando que los Gremios "Lejos de ser Útiles y Necesarios deben considerarse Perjudicial al Beneficio Publico, pues enerva los Derechos de los Hombres, pone Trabas a la Industria, es Contrario la Población, y causa Muchos Inconvenientes", y "Que no son precisos mas Veedores ni Reconocedores que los que han de dar su Dinero y que la Inspección mas Escrupulosa del Artesano mas Perito, no iguala jamás al conocimiento practico del Consumidor, que si una vez se descuido por obra de menos consistencia, o mal Trabajada, a la siguiente reconvendrá a los Fabricante, hasta terminar de no volverlo a ocupar". En 1810, fue Presidente de la Junta de Gobierno (Virtual Poder Ejecutivo del País).

Fuente: "Historia del Movimiento Social y la Clase Obrera Argentina".
Alfredo López A. Peña Lillo Editor S.R.L. 3º Edición 1975

Las primeras agrupaciones de trabajadores Argentinas, aparecen en la mitad de la década de 1850, y nacen como Asociaciones por oficio, debido ha que era una Economía Artesanal, pre-industrial. Al ser entidades intermedias de asistencia, ayuda reciproca y socorros mutuos que surgen para protegerse entre los agrupados, son de carácter netamente Mutual. son locales, porque su accionar, no trasciende el lugar donde se origina; y son autónomas porque mantienen su independencia de otras Asociaciones. Son ejemplos de esta primera etapa: La Sociedad de Zapateros de San Crispín, y la Sociedad Tipográfica Bonaerense, ambas surgidas en 1857.
En 1868, tiene lugar la primera huelga concretada en el territorio argentino, cuando en plena Guerra del Paraguay un grupo de trabajadores de distintos astilleros de la provincia de Corrientes se negó a construir embarcaciones destinadas a las fuerzas de la Triple Alianza argumentando que no contribuirían a la matanza de sus hermanos, pero no es aún una huelga de tipo gremial.
El 29 de agosto de 1874, se reúnen en la calle Potosí 99, los señores Jorge Cook, Bartolomé Cayol, José Daumás, Fernando Newman, Juan Alcántara, Augusto Pech, Lorenzo Buasso, Jorge Alsina, Juan Cazenave, Pedro Gallardo, José Bontemps, Fernando Schlesinger, Pablo Spíndola, Juan Roland, Angel Zaccone, Juan Hardoy y Juan Zaccone, “con el propósito de dejar establecida una sociedad a cuyo amparo puedan actuar los industriales para conseguir, con un trabajo constante, la adopción de varias reformas económicas”. Se decide, entonces, la formación del Club Industrial Argentino y la realización de una Asamblea General de socios.
Esta se realiza el 12 de septiembre en el salón de actos de la “Societé l’Unión”, ubicado en Belgrano 483. En la ocasión fueron designadas las siguientes autoridades: Presidente, Pablo Coni; vicepresidente Francisco Martín; secretario, Alejandro Astoul; tesorero, Mauricio Schwartz; prosecretario, S.V.Guzmán, y vocales, Miguel Oneto, Jacobo Peuser, José Luis Lamas, Juan Zamboni, Alejandro Daul, Augusto Pech, Pablo Blot, Serafín Carneiro, Gustavo Dartiguez, Eugenio Verdou, Manuel Ponce y Luis Allemandola.
En 1877, en base a la Sociedad Tipográfica Bonaerense, se crea la Unión Tipográfica, pero ya con carácter GREMIAL. Aunque dura solo dos años fue la primera Asociación de Asalariados. También fue la Primera en realizar una Huelga que sostuvieron entre Septiembre y Octubre de 1878. El origen del conflicto fue la decisión de una imprenta de rebajar los salarios de su personal. La iniciativa fue seguida por otras empresas y los trabajadores reaccionaron convocando a una asamblea de la que participan más de mil trabajadores que se pronuncian por la huelga.

En el mismo tono que Saavedra, Dalmacio Vélez Sarfield, prestigioso jurista, autor del Código Civil (Foto Izquierda -Click sobre él o el Link para mas datos-), escribe en "El Nacional": "El socialismo usa las huelgas como instrumento de perturbación, pero el socialismo no es una necesidad en América. No se pueden admitir las huelgas porque eso significaría subvertir las reglas del trabajo". Mientras duró el conflicto los diarios menos importantes dejaron de publicarse y los más grandes, como La Prensa y El Nacional, intentaron contratar tipógrafos en el Uruguay, pero se encontraron con la firme solidaridad de los trabajadores afiliados al gremio de Montevideo que se negaron, pese a los elevados sueldos ofrecidos, a reemplazar a sus compañeros argentinos. La huelga fue ganada por los obreros y las patronales aceparon volver a los sueldos originales y reducir la jornada laboral a 10 horas en invierno y 12 en verano. Al disolverse la Unión se constituye la Federación Grafica Bonaerense. (Embrión del actual Sindicato Grafico)...

Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters